Monte Seguin, un regalo de la historia


por María Cecilia Gallero

¿Por qué el predio de Monte Seguin es un regalo de la historia para la comunidad de Puerto Rico? No considerarlo un regalo, es desconocer los motivos por los cuales un predio de casi 300 ha. de selva ribereña aún se conserva intacto a menos de dos kilómetros del casco urbano de la ciudad.

Ahora bien, conozcamos un poco más los orígenes de este regalo.

Cuando Misiones se federalizó (pasó a ser Territorio Nacional) en 1881, sufrió una venta masiva de tierras, por la cual el Alto Paraná pasó a depender de manos privadas. El territorio que comprendió la Colonia Puerto Rico había sido adquirido por un comprador. Luego de unas cuantas transferencias pasó a manos de Carlos Seguin, quien en 1911 vendió una parte para que se realizara el proyecto colonizador de San Alberto y en sociedad con la Misiones Land Company instaló en Puerto León un aserradero y obraje para extraer las maderas de ley de la selva misionera.

En 1919 Carlos Culmey y el Padre Max von Lassberg s.j. llegaron para conocer las futuras tierras a colonizar, visitaron Puerto León y quedaron muy impactados por lo que vieron:

“El día siguiente (10 de Abril) queríamos salir nuevamente a caballo, e ir hacia el sur hacia el puerto más cercano que puede ser alcanzado por tierra, Puerto León, propiedad de una Compañía que se dedicaba a la venta de madera y que tiene en la empinada costa un aserradero fantástico, pero que está parado porque todo debe ser trasladado a otro lugar. También las casas de los trabajadores estaban casi todas vacías. Llegamos en unas tres a tres horas y media, y volvimos por una picada más cercana a la costa siempre por el maravilloso monte. El encargado de la Compañía de Puerto León, un viajero de la nobleza pomerana, nos invitó a comer en su lujosa casa de dirección. Esta hermosa construcción de madera no fue hecha acá, sino en Noruega, y de allí ¡traída a la selva rica en madera! ¡Qué ironía!” (En: , Eine Erkundungsreise für deutsche Siedlung in Nordostargentinien und Paraguay, Freiburg im Breisgau, Caritas-Verlag, 1920)

Carlos Seguin vendió casi la totalidad de sus tierras a Carlos Culmey para que desarrollara su proyecto colonizador, pero mantuvo el predio de “Puerto León”, unas 300 ha. sobre el Paraná. En ese entonces el río era la única vía de comunicación, por lo tanto, tener una salida propia era muy importante. Desde entonces, hasta la expropiación realizada por la Municipalidad de Puerto Rico en el año 2003, este predio se mantuvo en poder de su familia.

Es así, que sin pensarlo, “Monte Seguin” se mantuvo casi intacto, conservando todas “las maravillas del monte”, para que hoy Puerto Rico goce de un regalo natural que disfrute toda la comunidad.



miércoles, 28 de octubre de 2009

Nuevo Sitio Web!

Este sitio se ha mudado a www.monteseguin.org.ar

1 comentario:

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Visitaremos vuestra página.
Los invitamos a conocer la nuestra: www.muchasgraciastotal.com
¡Feliz 2010 y suerte!